Una iniciativa de Parque del Recuerdo

Retomar proyectos compartidos luego del fallecimiento de un ser querido

En el transcurso de la vida, se suelen tener metas y proyectos compartidos durante el fallecimiento de un ser querido. Estos varían en grandes y pequeñas dimensiones, como por ejemplo construir una casa desde sus cimientos, arreglar el patio y convertirlo en un jardín, aventurarse a crear un emprendimiento, escribir un libro, viajar y conocer nuevas ciudades y lugares, ver el amanecer de Año Nuevo, y más.

En el momento en que esa persona que quisimos y con quien compartimos un gran sueño se va de nuestras vidas, el proyecto se vuelve un desafío. Aquel libro sin terminar, aquellos cimientos y esas promesas se vuelven difíciles de pensar y de terminar. Es así como primero tenemos que tomarnos el tiempo necesario para poder procesar la pérdida, sentir todas las emociones que aparezcan en el momento y permitirnos conectar con esos sentimientos.

Te puede interesar: Cómo apoyar a alguien que está en duelo cuando no puedes estar con él

No hay obligación de aventurarse inmediatamente a completar o descartar aquellos proyectos. Primero será necesario cuidarse y aceptar la realidad de la pérdida, la cual producirá un gran dolor emocional que nos tomará un tiempo sanar.

Proyectos compartidos durante el fallecimiento de un ser querido

Cuando el duelo se vuelva menos intenso y más tolerable, se pueden realizar importantes preguntas respecto a estos proyectos compartidos.

En caso de querer dejarlo ir, se puede agradecer lo bello y motivador que fue mientras se compartía ese sueño con tu ser querido. Agradece lo importante que fue en su momento. Los proyectos compartidos no realizados son igual que las pérdidas significativas que tenemos; nos despedimos de ellos, sin embargo, siempre formarán parte de nuestra historia y nos vincularemos con ellos desde lo emocional. Dejar ir este plan, podría ser un evento liberador, que nos permitirá transformar lo que queríamos por lo que se quiere en el presente. Está bien cambiar nuestras metas personales si así se desea.

En caso de querer seguir y aventurarse a terminar el proyecto compartido, hay que comenzar a realizarlo de manera paulatina. La gran meta se puede dividir en pequeños logros, los cuales deben ser alcanzables. En este sentido, es positivo que familiares o amigos te ayuden en el proyecto que compartían con tu ser querido. Poder terminarlo puede significar un gran paso para quien ha perdido a un ser querido, además de un alivio para el duelo que se está viviendo.

Por María Ignacia Sandoval, psicóloga.

Conoce nuestra comunidad de Instagram Aquí!!!

¡COMPÁRTENOS!