Una iniciativa de Parque del Recuerdo

La importancia de las muestras de afecto

Las muestras de afecto físicas son claves para mantener los vínculos significativos que tenemos con nuestros seres queridos, ya sea con amigos, familiares o pareja.  

¿Por qué son tan relevantes las expresiones como los abrazos o caricias?

Puedes ver: La importancia de las muestras de afecto

María Ignacia Sandoval, psicóloga del programa Contigo en el Recuerdo, dice que “las expresiones físicas nos permiten establecer relaciones con otros, lo que nos hace sentir aceptados y comprendidos. Además, esto influye positivamente en nuestro bienestar físico y emocional”, dice.

También, agrega que “transmiten la sensación de sentirnos cuidados, lo que en ocasiones ayuda a disminuir el estrés y a aumentar la calma”, expresa.

Desde la niñez

Las muestras de afecto las experimentamos desde que nacemos. “El tacto es el primer sentido que se desarrolla y nos permite entender el mundo que nos rodea”, señala la psicóloga.

Lee a continuación: ¿Por qué debemos cultivar nuestros vínculos afectivos?

Poder abrazar a los niños, besarlos o acariciarles la espalda, impacta positivamente en su desarrollo cerebral, pero en el social, emocional y físico también.

 “Para ellos saber que hay un adulto que los cuida, hace que su vida sea menos ansiosa y eso les permite crear vínculos afectivos sanos durante la adultez o con personas de la misma edad” afirma.

María Ignacia menciona que, en ocasiones, puede que no quieran atención física. Por eso, es clave preguntarles cómo les gustaría que les transmitiéramos cariño, para que estén cómodos.

Es válido no mostrar afecto físico

Sabemos que el tacto una forma de vincularnos con otros y transmitir cariño, sin embargo, no todas las personas lo demuestran de esta forma.

Relacionado: El valor de reconectarnos

“La manera de transmitir afecto, en ocasiones, es influenciada por la manera de interactuar con nuestros cuidadores”, dice

Entonces, de acuerdo a las experiencias que hayamos vivido, podemos visualizar que hay personas con un apego seguro, otras con apego evitativo y algunas que se vinculan a través de un apego ansioso.

Por eso, para María Ignacia Sandoval es importante reflexionar en torno a las muestras de cariño.

“No todos se sienten cómodos con el amor de forma física, pero lo comunican a través de acciones o palabras”, apunta.

De esta manera, el contacto físico se vuelve relevante para demostrarle a esa persona nos importa, pero también los gestos y el tiempo de calidad que le dediquemos.

¡COMPÁRTENOS!