Una iniciativa de Parque del Recuerdo

¿Qué estoy haciendo para dejar un legado a mi familia?

Más de alguna vez te habrás preguntado qué es lo que puedes dejar en este mundo… Esto es común que ocurra cuando pensamos en nuestro fallecimiento, y conlleva a un cuestionamiento. Dado lo anterior, te invitamos a responder la siguiente inquietud: ¿qué estoy haciendo para dejar un buen legado a mi familia?

Los valores y enseñanzas

Lo primero que hay que considerar es que al hablar de legado nos referimos a valores, tradiciones y recuerdos, pero también a últimos deseos o voluntades. Así lo explica María Ignacia Sandoval, psicóloga de Contigo en el Recuerdo: “todo aquello que recordará mi ser querido cuando yo ya no esté, ese es mi legado”.

Y en ese sentido resulta valioso preguntarnos a nosotros mismos qué queremos dejar, ya que nos permite analizar nuestras propias emociones, enseñanzas o valores.

Puedes leer: Disfrutar la vida y a tus seres queridos puede ser tu mejor legado

“Pueden ser enseñanzas como tradiciones como los domingos de almuerzo familiar, o valores que hagan sentido en la actualidad como la justicia”, explica.

De hecho, podemos hacer el siguiente ejercicio: cuando hablamos con las personas que pierden a un ser querido, recuerdan sus palabras y acciones, ambas con la misma relevancia.

Última voluntad

Pero al hablar de legado también hablamos de la última voluntad, por ejemplo, lo que quiero que ocurra con mi cuerpo y mis pertenencias personales. Lo anterior apunta a tener “un control de la vida a pesar de la muerte”, reflexiona María Ignacia.

“Puede significar que mis seres queridos no se tendrán que preocupar por pensar que hacer con mis cosas, porque nosotros ya lo tendremos estipulado”, apunta María Ignacia Sandoval.

Video: Los vínculos que nos acompañan en la vida

Ya sea de forma escrita o digital, se pueden dejar ciertos deseos y mensajes a la familia o a personas específicas. Siempre pensando que el legado no restrinja la libertad de los que viven.

¿De qué sirve hacer la última voluntad?

Quizás lo hayas pensado más de alguna vez, pero el legado es un aspecto clave dentro de nuestra vida.  Todos nosotros de hecho somos depositarios de alguna enseñanza, valor o algún deseo de nuestros seres queridos que nos precedieron.

Y muchas veces podemos preguntarnos sobre esa herencia… y ahí está la clave: hablar de legado es algo que aparece más de alguna vez y nos invita a analizar nuestras acciones y decisiones.

Esto es especialmente relevante ante la pérdida de un ser querido, porque el legado es reconocer la vida y las enseñanzas que deja la persona fallecida.

Artículo relacionado: El recuerdo del legado de una madre

“Esto ayuda a elaborar el duelo. El legado se convierte en un motor para seguir la vida con el fallecido en la mente y sus enseñanzas como material ante las dificultades”, declara María Ignacia.

También ocurre que cuando hablamos del legado como última voluntad, resulta valioso tener en consideración nuestro futuro, ya que brinda a nuestra familia pasos a seguir y cierta tranquilidad.

“Es como seguir cuidando/acompañando a esta persona en sus deseos. Además, le da espacio para que la familia pueda vivir el duelo y no preocuparse de tomar decisiones apresuradas al momento del fallecimiento”, concluye la experta de Contigo en el Recuerdo.

¡COMPÁRTENOS!