Una iniciativa de Parque del Recuerdo

¿Cómo influye el cambio de estación en el proceso del duelo?

El pasado 21 de septiembre se dio inicio a la primavera en todo el hemisferio sur. En esta época, los árboles empiezan a florecer, las temperaturas comienzan a aumentar y las horas de luz son más extensas. Sin embargo, lo que también cambia en cada estación son las personas.

“Las estaciones tienen un papel protagonista en nuestras emociones, en la manera en que nos sentimos, percibimos y afrontamos nuestro día a día e, incluso, en los aspectos en los que centramos más esfuerzo o atención”, indica Magdalena López, psicóloga de Contigo en el Recuerdo.

La llegada de la primavera

Los cambios de ánimo que se producen al llegar la primavera tienen estrecha relación con nuestras hormonas. El aumento de horas de luz y los cambios de temperatura, por ejemplo, hacen que nuestro sistema comience a fabricar mayor cantidad de hormonas (como la serotonina, dopamina, u oxitocina) y eso puede alterar nuestro estado emocional.

Nuestra emocionalidad puede resultar afectada de forma positiva o negativa y una persona se puede sentir con más o menos energía para enfrentar el día a día. “Septiembre en nuestro país, no sólo marca el inicio de la primavera sino también es el comienzo de una seguidilla de fechas conmemorativas: nuestras Fiestas Patrias, 1° de noviembre, Navidad y Año Nuevo. Pareciera que en todos los hogares se debería vivir desde la celebración y ser una temporada de bienestar”, dice la psicóloga de Contigo en el Recuerdo.

Pero septiembre no necesariamente es un mes de celebración para todos. De hecho, en el caso de las personas que están viviendo un proceso de duelo, Magdalena López indica que este ambiente “genera el efecto contrario, ya que los deudos notan que su entorno está en una faceta muy diferente a la propia”. Esto incluso, puede provocar una visión negativa de la vida, debido al contraste que existe entre lo que está ocurriendo y lo que se espera que pase. En ese sentido, recalca la experta, el apoyo de la familia y, en algunos casos, de un profesional serán claves para superar el momento.

Es más, en ocasiones los cambios emocionales no son tan evidentes: “Si bien las estaciones influyen mayormente en el estado anímico, estas no son tan determinantes en los duelos. En este último caso, el sentimiento que prima es la tristeza y ésta perdura durante todo el proceso”.

Se tiende a pensar que las estaciones que se asocian a bajas temperaturas como el otoño e invierno podrían interferir directamente en las emociones o aumentar más el sufrimiento de las personas en duelo. Sin embargo, la temporada de frío suele ser más cómoda para vivir este proceso, ya que permite aislarse de los entornos sociales de manera más natural, sin tener que justificarse frente a los demás. Este escenario es relevante ya que, si bien es importante que cada persona pueda vivir su pérdida de manera personal, la recomendación es a no mantenerse solitario.

Es acá donde se hacen esenciales los vínculos familiares y de amistad como factores protectores para paliar dichos momentos de vulnerabilidad. “Es muy importante que la persona se sienta comprendida, escuchada y acogida, entendiendo que el duelo en la gran mayoría de la población es un proceso transitorio, en el cual se deben respetar los tiempos de cada uno”, complementa Magdalena López.

¿Cómo enfrentar el cambio de estaciones?

  • Mantener una dieta saludable y variada, sin abandonar la calidad de la alimentación por flojera o desgano.
  • Mantenerse hidratado, sobre todo en las épocas del año donde suben las temperaturas.
  • Regular correctamente tus horarios de comidas.
  • Hacer ejercicio de intensidad moderada: camina o usa la bicicleta. El deporte al aire libre, especialmente en días de buen tiempo, es un excelente regulador de tu estado emocional.
  • Ejercitar la mente con lectura, cine, teatro o cualquier tipo de arte.
  • Tener una buena higiene del sueño; que las horas de descanso no sean ni pocas ni muchas.

¡COMPÁRTENOS!