Una iniciativa de Parque del Recuerdo

A la espera de un lamentable desenlace, ¿se debe involucrar a los niños?

Ante el eminente fallecimiento de una persona significativa en la vida de un niño, surgen muchas dudas respecto a si los más pequeños de la casa deben involucrarse o no en el proceso de despedida. Si bien la decisión siempre será individual y dependerá de cómo cada familia enfrente esta situación, vale la pena tener en cuenta que conocer una noticia de semejante envergadura genera mucho dolor, pero a su vez, permite anticiparse a este sufrimiento y prepararse para sobrellevar este difícil momento.

En ese contexto, y considerando que es común que los adultos tengan dudas respecto a cómo abordar esta situación con los niños, a continuación, es posible encontrar algunos consejos que podrían ser de utilidad y brindarán una guía de como enfrentar la inminente partida de un ser querido.

  1. No aparte a los niños de la situación que se está viviendo a nivel familiar. Es conveniente involucrar de alguna manera a los más pequeños en los cuidados de esa persona enferma que prontamente partirá de este mundo, como por ejemplo dejarlos encargados de llevarle agua, pañuelos, ayudarlo con sus pantuflas para levantarse, etc. En general, se recomienda que cada uno de los integrantes de la familia desempeñe un rol, por lo que es necesario ayudar al menor a encontrarlo.
  1. Es importante que los niños y adolescentes puedan despedirse de sus seres queridos si así lo desean, sobre todo cuando el enfermo se encuentra consciente. De esta manera puede constatar el estado deteriorado de la persona, lo que facilitará el proceso de duelo del menor. Por lo mismo, el poder participar de alguna manera con objetos de despedida, como dibujos y regalos para ese ser querido, se transformarán en buenos recuerdos, que suavizan el dolor de la pérdida.
  1. Cuando se conoce la posible partida de un ser querido, debido a una grave enfermedad, es aconsejable ir preparando al niño, hablándole sobre qué es la muerte, y mostrándole de manera delicada, sencilla y natural lo que está sucediendo a su alrededor, en el lugar y momento oportuno. Esto no se trata de dar una sentencia, sino más bien de hablar de que está dentro de las posibilidades un desenlace de ese tipo frente a una situación como esta.

 

Fuente: Seom.org

¡COMPÁRTENOS!