Una iniciativa de Parque del Recuerdo

Música y Humanidad

Independiente de nuestro credo, la Semana Santa marca en muchos lugares un momento de tranquilidad, un llamado a la espiritualidad con la música, y porqué no decirlo, una invitación a buscar algo que trascienda nuestra propia existencia. Compartimos una común humanidad que en su mejor versión es compasiva, comprensiva y amorosa, y nos lleva a ver con otros ojos lo simple y lo complejo que es nuestro paso fugaz por esta tierra, a veces tan lleno de contradicciones. Tantas y humanas contradicciones.

Esta semana, queremos resaltar el valor de lo sagrado en nosotros los seres humanos. Porque aún llenos de complejidad y contradicción, nuestro lado más humano, libre y desnudo, es lo mejor que podemos ofrecernos y ofrecer al mundo.

Por supuesto queremos celebrar esto con música, y para eso hemos escogido seis escenas profundamente humanas retratadas en distintas películas, y que son acompañadas de manera magistral por músicas que se han convertido en íconos de nuestra cultura.

Te puede interesar: La importancia de la solidaridad en el duelo

El paciente inglés.

La sufrida vida de una joven enfermera, ahogada en más sufrimiento por la guerra, quien tiene un romance con un desactivador de bombas que vive al filo de la vida y la muerte. Confinados temporalmente en un pequeño pueblito, Kip idea un artesanal sistema para que Hana pueda elevarse hasta la bóveda de una catedral abandonada, y así apreciar los frescos olvidados en la oscuridad. Un momento amoroso y mágico, musicalmente recreado por Convento Di Sant’Anna, de Gabriel Yared.

Cinema Paradiso.

Un hombre y un niño, que bien pudo ser su nieto, entablan una memorable amistad en torno al cine en un pequeño pueblo siciliano. Alfredo y Totó, nos hacen recordar que los grandes amores en la vida no siempre son los románticos. Ennio Morricone retrata con música este sutil lazo, en la pieza Childhood and Manhood.

Mar adentro.

Una película compleja y una trama que toca aspectos más controversiales de lo humano. Ramón yace cuadrapléjico y deprimido en una cama, y en un momento de ensueño imagina cómo sería volver a caminar para salir de ella, volando hasta los mejores momentos de su vida, donde puede encontrarse con Julia, su gran amor. Qué anhelo más humano es querer volver a tiempos mejores, y usar la ensoñación para esto. Una escena sutil, acompañada del Nessum Dorma de Giacomo Puccini.

LA VIDA ES BELLA

Una familia judía es enviada a un campo de concentración en medio de la guerra. El padre monta un “juego” para distraer a su hijo del horror del lugar, a la vez que tiene creativas ideas para mantener arriba la moral de su mujer, quien se encuentra en el campo continuo, y que ha ido voluntariamente al campo para estar cerca de su familia.

Aquel “Buongiorno principessa” donde vemos cómo se transforma la mirada sombría de Dora, es una maravilla. De fondo un tema sutil, que va dibujando con música la esperanza en su rostro. Obra de Nicola Piovani.

AMELIE

Una joven y enigmática camarera francesa descubre la dicha en hacer felices a otros. A través de distintos pequeños y entrelazados relatos, nos habla de las cosas simples de la vida, así como de redescubrir la alegría y el placer en lo cotidiano, como meter la mano en un saco lleno de legumbres o tirar piedras en un canal. Una voz en off relata sus vivencias, mientras de fondo se escucha Comptine d’un autre ete, pieza para piano solo de Yann Tiersen, bella y sencilla, como la protagonista.

LA MISIÓN

Cielo y tierra, guaraníes y jesuitas. Una historia donde se cruzan distintos aspectos de lo humano, en su auge y en su caída. Los invito a evocar y recordar el momento que muestra la misión como un paraíso, donde guaraníes y sacerdotes han construido un hogar. Allí se produce una comunión -una común unión- entre lo más sagrado de todos, aquello que está más allá de la cultura, de la fe y de sus propias creencias.

Morricone hace música de esta comunión. En la pieza On earth as it is in heaven, dialogan, se contraponen, y se funde el tímido tema de Gabriel y el indómito pero majestuoso tema que refleja el espíritu de los guaraníes.

Por Francisca Fernández, psicóloga y musicóloga.

Conoce nuestra comunidad de Instagram Aquí!!!

¡COMPÁRTENOS!