Una iniciativa de Parque del Recuerdo

Las actividades que solíamos hacer junto a nuestro ser querido

Durante el duelo por la pérdida de un ser querido, suelen aparecer diversas emociones y también recuerdos. Estos últimos pueden presentarse cuando visitamos lugares o realizamos actividades que solíamos hacer junto a esa persona significativa.  

Ante esta situación, es importante preguntarse: ¿Cómo afrontamos las instancias que me recuerdan a mi ser querido durante este periodo estival?

Artículo relacionado: Duelo durante las vacaciones

Las actividades con nuestro ser querido

Para María Ignacia Sandoval, psicóloga del programa Contigo en el Recuerdo, lo primero que debemos considerar son los sentimientos que pueden aparecer.

Pueden ser varias emociones, por hacer estas actividades sin nuestro ser querido puede aparecer la culpa o la pena”, explica. También pueden aparecer emociones como la felicidad, la calma o la plenitud. Esto dependerá de cada persona.

Un cuestionamiento común es saber si podemos seguir realizando o no aquellas actividades que compartíamos junto a nuestro ser querido fallecido. La respuesta a esta pregunta depende de cada uno, declara María Ignacia Sandoval.

“Para algunas personas, realizarlas genera mucho dolor, y en ese caso, sin el acompañamiento necesario puede ser sobre estimulante. Ante este escenario, hacer otras cosas puede funcionar”, apunta.

En algunas ocasiones, la psicóloga explica que las personas deciden no volver a realizarlas, ya que pierden el significado que tenían antes.  

Ver video: ¿Cómo sobrellevar las vacaciones durante un duelo?

Sin embargo, realizar estas actividades también nos permiten conectar con nuestro ser querido fallecido de mejor manera.

“Puede ser altamente significativo si crees que esto te ayudará a conectar con esa persona. Si sientes que quieres continuar con la tradición y te sientes cómodo haciéndolo, está bien”, señala la experta de Contigo en el Recuerdo.

Enfrentarse a la memoria

Pero, ¿cómo nos enfrentamos a estos recuerdos? Para María Ignacia Sandoval, lo más importante es hablar con personas de confianza “sobre lo que estamos comenzando a sentir y el recuerdo asociado, ya que esto puede calmarnos”.

Si no nos sentimos cómodos con esto, también podemos escribir en un diario lo que nos ocurre y las memorias que aparecen.

“Evidenciar lo que sentimos, ya sea conversando o a través de la escritura, puede permitirnos elaborar esos recuerdos y que cada vez sea más fácil sobrellevarlos”, finaliza.

¡COMPÁRTENOS!