Una iniciativa de Parque del Recuerdo

La música como compañera del duelo

Al transitar por la pérdida de un ser querido, buscamos refugio en diferentes métodos o herramientas que alivien esa sensación de desazón que se experimenta. El arte o el deporte, la familia o los amigos, todos ellos transmiten una energía revitalizadora a la hora de elaborar nuestro proceso de duelo.

Si nos referimos a conceptos más específicos, podemos hablar de la música como un componente muy valioso para sobrellevar la partida de una persona significativa. Por ello, para comprender mejor su influencia y aplicación en el duelo, conversamos con la psicóloga y flautista, Francisca Fernández.

Francisca, me gustaría comenzar preguntándote ¿cómo ayuda la música en el proceso de duelo?

Usada de forma muy específica y voluntaria, la música nos ayuda a simbolizar y vernos reflejados en la experiencia del dolor. Opera como un amigo empático que dice aquello que te haría bien escuchar. “Quiero escuchar tal y tal música porque sé que va a representar una compañía, que va a reflejar lo que estoy sintiendo”, es decir, va a expresar de forma simbólica, a través del lenguaje musical, mis emociones en ese momento.

Te puede interesar: El desafío de enfrentar el duelo en las comunidades educativas

¿En qué momento del duelo uno debería aplicar la escucha musical?

Las personas que suelen escuchar música son intuitivas, saben qué escuchar y cuándo. Incluso, quienes viven un duelo tiene ciertos gustos musicales, van a tratar de incorporar esa música en determinado momento porque creen que les puede hace bien.

¿Qué pasa con quienes no tienen esa intuición?

Para las personas que nunca se han apoyado en la música o que no tienen esa relación intuitiva con ella, quizás ese canal de expresión no representa un espacio de ayuda.

En esos casos, a lo mejor los va a contener realizar una manualidad, la pintura, leer, cocinar o prefieren la compañía de un ser querido más que otra cosa, o definitivamente desean estar solos.  Lo que yo siempre recomiendo, independiente de la receta, de cuál sea la música específica, es la escucha intencionada.

¿Cómo ayuda poner música en el funeral?

Hay personas, por ejemplo, que dicen “quiero que pase todo esto muy rápido y no quiero saber ni de las flores, ni de la música que va a haber”. Pero pasa que una vez que ocurre este momento, esas mismas personas tiempo después preguntan, “qué música hubo, qué flores había”. Entonces, siempre cuando pasan estas cosas, digo que hay que tratar de acompañar con mucho cuidado a quienes están despidiendo a un ser querido.

Y es un momento importante…

A veces tendemos a creer que ese momento es operativo dentro del proceso. No, ese momento es simbólico y es sumamente potente. A pesar de que es una instancia particular dentro de lo que significa el duelo, el despedir simbólicamente tiene un peso muy grande, porque además representa el cierre, y a la vez, el inicio de algo distinto.

¿Qué se puede hacer para subsanar esto?

Siempre recomiendo que las acciones más operativas del funeral, que uno las delega en terceros porque a veces no puede hacerlo, se le encomienden a alguien con tacto, que no solo lo vea como algo operativo, si no que realmente tome el peso de lo que significa el ritual. Por eso te insisto que no se debe usar cualquier música en este momento tan especial.

Más allá del funeral, ¿qué beneficios hay en escuchar esas canciones que hablan de duelo?

La mayoría de esas canciones quizás no surgieron de manera terapéutica, sino que nacieron de cómo una persona simbolizó o puso en música y letra lo que sentía en esa situación.

Entonces, si alguien personalmente, a propósito de su proceso de duelo, se le ocurre o se le viene a la mente tal canción, la quiere escuchar y siente que le va a servir, es maravilloso.

No perdamos de vista que el poder de la música está en lo simbólico, no en lo concreto, y que tiene que ver con lo que a cada uno le evoca y lo que cada uno vive.

También hay canciones más “representativas” del duelo que no hablan de éste…

Así como hay canciones que hablan de duelo, de la muerte de alguien y que están en el colectivo de las personas, y que las conocemos de alguna forma en el repertorio en español, hay otras que no hablan necesariamente de este proceso. Un ejemplo es “My Way”, de Frank Sinatra, que debe ser de las canciones que más canto en los funerales, ya que la gente la asocia con esto, le gusta y la escucha.

En definitiva, es la relación entre arte e intención…

Cuando tú estás viviendo un duelo y te recomiendan una película, tú también te inclinas por la que conoces más, por la que alguien te recomendó y que de alguna manera tendrá alguna cercanía contigo. Cuando uno está en este proceso, se va con lo que intuitivamente te llama.

Conoce nuestra comunidad de Instagram Aquí!!!

¡COMPÁRTENOS!