Una iniciativa de Parque del Recuerdo

La importancia de reconectar con nosotros mismos

Cada vez que atravesamos por momentos complejos, nos transformamos con ellos. Por eso, te invitamos a que te tomes un tiempo para reconectar contigo y analizar lo que has vivido durante estos últimos años.

Esto te ayudará a saber quién eres y tener claridad sobre los cambios que has experimentado en tu vida.

Reconectar con nosotros mismos

“Cuando vivimos procesos difíciles, experimentamos muchos cambios”, dice María Ignacia Sandoval, psicóloga del programa Contigo en el Recuerdo.

Puedes leer: El valor de reconectarnos con otros

Para darnos cuenta de aquellos, podemos reconectar con nosotros mismos preguntándonos: ¿Quién era yo antes de vivir esta situación compleja?, ¿qué me gustaba hacer?, ¿cuáles eran mis valores?, ¿cuál era mi actitud frente a la vida?, entre otras.  

“Los seres humanos nunca somos igual a lo que fuimos. Crecemos, nos transformamos y nuestra vida va cambiando, lo que es totalmente natural”, comenta la experta.

Reflexionar en torno a lo que fuimos, nos ayudará a darnos cuenta de aquello que dejamos en el pasado y que nos gustaría retomar. “Reconectar con aquello que nos daba sentido, como juntarse con amigos o ser generosos, nos permite vivir la vida desde la plenitud”, complementa.

Puedes conectar contigo mismo mediante la naturaleza o haciendo alguna actividad meditativa.

Lecciones para el mañana

Ver video: Detrás de cada duelo hay un proceso de transformación

“Estar en constante autoconocimiento de nuestros cambios nos permite tomar conciencia sobre en quiénes nos estamos transformando”, dice la psicóloga.

También nos permite tomar decisiones con respecto al camino que queremos seguir en un futuro.

En la vida siempre nos enfrentaremos a momentos difíciles, sin embargo, lo importante es aprender de estos.  

“Se puede reflexionar entorno al impacto de estas situaciones, lo que hemos perdido y ganado. Todos los momentos duros nos enseñan algo, a pesar de lo difíciles que sean”, concluye María Ignacia Sandoval.

¡COMPÁRTENOS!