Una iniciativa de Parque del Recuerdo

Hablar de la muerte con los niños

Hablar de la muerte con los niños no es fácil, sin embargo, es necesario para que entiendan que este es un proceso natural y que podemos enfrentar en cualquier momento de la vida.

Esto se ha vuelto complejo con el paso del tiempo, ya que “los fallecimientos en los hospitales, la lejanía de los cementerios y el ocultamiento de las enfermedades, hacen que no podamos visualizar la muerte de frente”, dice María Ignacia Sandoval, psicóloga del programa Contigo en el Recuerdo.

Sin embargo, “dialogar sobre el fin de la vida nos abre la puerta a aclarar, por ejemplo, miedos o dudas con respecto a este tema”, comenta.

La importancia de hablar de la muerte

Relacionado: Abrazos Infinitos, el libro que invita a los niños a hablar sobre el duelo

Para conversar sobre esto con los niños, lo primero que hay que considerar es que ellos ya saben que la muerte existe.

“Lo ven en películas, cuentos y en la naturaleza, cuando las flores se marchitan y los animales fallecen”, afirma. Por eso, probable que en ellos ya exista un cierto miedo de dejar de ver a sus padres o cuidadores físicamente”, explica la profesional.

Ante esto, la psicóloga invita a los adultos a hablar sobre la muerte con los más pequeños. Para esto se pueden usar diversas herramientas.

“Es mejor para ellos si se les explica este proceso. Así, vivirán el duelo de manera más adaptativa durante su vida,y aceptarán que todo tiene su fin, excepto el cariño”, asegura.

Sin embargo, hay que recordar que cada niño y niña es un mundo y su edad es un factor importante a considerar al momento de dialogar.

La comunicación debe ser clara

¿Qué pasa si no conversamos sobre esto?

Ver video: Hablemos sobre la muerte con los niños

La psicóloga explica que a veces se crean fantasías con respecto a la muerte, por ejemplo, “si se menciona que el fallecido está de viaje,el niño puede pensar: ¿por qué se fue y no se comunica conmigo?” ejemplifica María Ignacia Sandoval.

O al mencionar que está durmiendo bajo tierra, “los niños pueden preguntarse ¿no tendrá hambre? ¿y si hace frío?”, dice la especialista.

En ese sentido, es importante que, en cierto grado, dejemos las metáforas a un lado para dialogar con respecto a este tema, ya que los más pequeños pueden entender todo literalmente.

Así, la invitación es a generar una instancia de diálogo con los más pequeños y pequeñas en torno a la muerte. De esta manera, en un futuro serán capaces de entender y sobrellevar de la mejor manera el proceso de duelo.  

¡COMPÁRTENOS!