Una iniciativa de Parque del Recuerdo

Cómo viven las mujeres el duelo

El fallecimiento de un ser querido afecta a todo el entorno, pero de distinta manera. Esto ocurre porque cada duelo es único y depende de las características de cada persona.  Ante esto y en el contexto de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, es importante visualizar cómo viven este proceso las mujeres.

El duelo de las mujeres

Según María Ignacia Sandoval, psicóloga del Contigo en el Recuerdo, explica que “cuando se habla de roles por género, es un estereotipo y no siempre se cumplen las condiciones, sin embargo, podemos ver que las mujeres tienden a tener un rol más de cuidado”, dice.

Este rol apunta a una mayor expresión de la emocionalidad y a los recuerdos del ser querido, lo que se define como intuitivo.

En ocasiones, este resulta ser desautorizado, ya que si el dolor se expresa durante mucho tiempo suele ser criticado”, declara la experta. Es por esto que muchas mujeres, y también hombres, no encuentran el espacio para desarrollar su duelo de una buena manera.

Puedes leer: Duelos instrumentales e intuitivos

La importancia de la equidad  

Hoy las mujeres tienen diversos roles, cumplen con las responsabilidades del hogar y también trabajan. Por eso, cuando experimentan una pérdida en su entorno, puede ser aún más doloroso para ellas.

“Ante la cantidad de deberes y el desgaste que esto que genera, muchas colapsan frente a un fallecimiento, debido a que no pueden sobrellevar todo lo que está ocurriendo, y no hay cuerpo ni mente que pueda hacerlo sin consecuencias”, señala María Ignacia.

Por eso, es importante que sus amigos y familiares puedan visualizar la carga que sobrelleva la mujer en su día a día, para así poder ayudarla. De esta manera, tendrá el espacio para desarrollar su duelo.

Video relacionado: Vivir en familia la pérdida de un ser querido

Una forma de acompañarlas durante este proceso es colaborando con las tareas del hogar y con el cuidado de los niños, ya que así, la carga será equitativa para todos.

“Un sistema familiar necesita un equilibrio de la energía que cada integrante entrega para que funcione de la mejor manera posible”, cierra la psicóloga.

¡COMPÁRTENOS!