Una iniciativa de Parque del Recuerdo

Cómo se vive la compasión durante el duelo

Enfrentar un duelo puede ser una experiencia dolorosa y muchas veces compleja de sobrellevar. Durante este proceso surgen distintas emociones, y también debemos entender el significado de que nuestro ser amado ya no esté en el plano físico.

Esa comprensión de lo que significa la vida y la muerte nos ayuda a crecer, a ser mejores personas y a ser capaces de vivir este y otros retos. Ese aprendizaje también nos permite desarrollar compasión con quienes están viviendo un duelo.

Artículo relacionado: La autocompasión durante el proceso de duelo

¿A qué nos referimos con la compasión? De acuerdo con el psicólogo clínico británico Paul Gilbert, la compasión es una “sensibilidad hacia el sufrimiento propio y ajeno, con el compromiso de intentar aliviarlo o prevenirlo”.

Como decíamos, esto también lo podemos aplicar durante el duelo de una persona cercana, para así brindarle ayuda y compañía.

Según escribe la psicóloga Pilar Pastor en la web de la Fundación Mario Losantos del Campo, la compasión es “una actitud a disposición de todos los seres humanos, que se puede cultivar (…), que requiere atención, intención y trabajo”.

Coincide con ella Francisca Román, psicóloga colaboradora de Contigo en el Recuerdo, quien apunta que la compasión “se desarrolla en base a la empatía y al poder acoger y querer acompañar a otro que sufre”.

Justamente, acompañar a quien está viviendo un duelo, tras haber experimentado en primera persona el fallecimiento de un ser querido, resulta beneficioso.

Puedes leer: La importancia de la solidaridad en el duelo

La compasión implica no juzgar

Muchas veces los seres humanos caemos en el prejuicio y en juzgar a otras personas y situaciones sin tener todos los antecedentes claros.

En el caso del acompañamiento en el duelo también puede ocurrir, y por eso los expertos recomiendan no calificar a la persona o a la actitud que está tomando al enfrentar la pérdida.

“Cuando de duelo se trata, no hablamos de cosas buenas o malas, sino que las personas se guían por lo que sienten y creen correcto hacer en el momento. Cada pérdida tiene un contexto”, comenta Francisca Morán.

La compasión debe vivirse entonces sin juzgar y sin sentir lástima por el otro, si no que más bien como un sentimiento que nos permita ayudar a un otro.

En este sentido, vivir la pérdida de un ser querido nos puede hacer más sensibles y receptivos con las emociones de quien enfrenta un duelo.

Fuentes: Fundación MLC y Compassionate Mind.es

¡COMPÁRTENOS!